domingo, 4 de noviembre de 2012

Rostros de cine

video

Un hombre se propone la tarea de dibujar el mundo. A lo largo de los años puebla un espacio con imágenes de provincias, de reinos, de montañas, de bahías, de naves, de islas, de peces, de habitaciones, de instrumentos, de astros, de caballos y de personas. Poco antes de morir, descubre que ese paciente laberinto de líneas traza la imagen de su cara. 

Jorge Luis Borges, El Hacedor.

Rembrandt: Anciano con barba, 1630

5 comentarios:

  1. Muy inteligente Borges. Yo no estoy a su altura así que te dejo una frase de otro peso pesado que abunda en este tema: "El misterio final es uno mismo. Cuando se ha pesado el sol en una balanza, y medido los pasos de la luna, y trazado el mapa de los siete cielos estrella por estrella, aún queda uno mismo. ¿Quién puede calcular la órbita de su propia alma?...” Oscar Wilde.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente Wilde escribió eso antes de convertirse al catolicismo. Si no, habría sabido que ningún hombre puede calcular la órbita de su alma, porque esta es eterna, al estar en "la órbita de Dios". Aunque si la eternidad pudiese medirse, seguro que el alma del poeta sería más eterna. Quien haya pesado el sol y medido los pasos de la luna, merece estar en los primeros puestos de la órbita de Dios.

      Muchas gracias por tu visita, Mateo.

      Eliminar
  2. Y yo me pregunto: si para los católicos el alma es inmortal, ¿qué pasa con las almas de los que no lo somos? ¿Serán igual de inmortales por la misericordia de Dios o se diluirán en la nada? ¿Sería una injusticia condenarlas a la disolución o sería el justo castigo a no profesar el catolicismo? ¿Qué pasa con las de los musulmanes, budistas, panteístas, ateos, agnósticos y demás seres que pululan por este mundo cuya órbita también parece eternizarse?
    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La buena noticia es que aunque haya gente que no cree en Dios, Él si cree en todos. Y lo más importante: nos ama a todos de modo infinito, que para eso nos ha creado.
      Dios nos ama tanto que nos ha dado la libertad de elgegir si queremos corresponderle o no. ¿Cómo iba un Creador que se arriesga a que no se le quiera a condenar a alguien a la disolución?
      No, Aurora, Dios no es vengativo. Es Amor. Y nos tiene a todos en su órbita, aunque haya quien no sea consciente de ello.

      ¡Bienvenida al blog!

      Eliminar
  3. Felicidades por el blog! Me encanta la temática. Te sigo. Un abrazo.

    ResponderEliminar