sábado, 14 de diciembre de 2013

Música callada

(...)

Acaba de entregarte ya de veras; 
no quieras enviarme 
de hoy más mensajero 
que no saben decirme lo que quiero. 

 Y todos cuantos vagan 
de ti me van mil gracias refiriendo, 
y todos más me llagan, 
y déjanme muriendo 
un no sé qué que quedan balbuciendo. 

Mas, ¿cómo perseveras, 
¡oh vida!, no viendo donde vives, 
y haciendo por que mueras
 las flechas que recibes 
de lo que del Amado en ti concibes? 



¿Por qué, pues has llagado 
aqueste corazón, no le sanaste? 
Y, pues me le has robado, 
¿por qué así le dejaste, 
y no tomas el robo que robaste? 

Apaga mis enojos, 
pues que ninguno basta a deshacedlos, 
y véante mis ojos, 
pues eres lumbre de ellos, 
y sólo para ti quiero tenerlos. 



Descubre tu presencia, 
y máteme tu vista y hermosura; 
mira que la dolencia 
de amor, que no se cura 
sino con la presencia y la figura. 

¡Oh cristalina fuente, 
sí en esos tus semblantes plateados 
formases de repente
los ojos deseados 
que tengo en mis entrañas dibujados! 

¡Apártalos, Amado, 
que voy de vuelo! 
Vuélvete, paloma, 
que el ciervo vulnerado 
por el otero asoma 
al aire de tu vuelo, y fresco toma. 


Mi Amado las montañas, 
los valles solitarios nemorosos, 
las ínsulas extrañas, 
los ríos sonorosos, 
el silbo de los aires amorosos, 
la noche sosegada 
en par de los levantes de la aurora,
la música callada, 
la soledad sonora,
la cena que recrea y enamora.
(...)

San Juan de la Cruz


4 comentarios:

  1. superbes photos
    et un trè joli poème
    j'ai écouté la musique ♥♥♥
    tendresse
    edith (iris)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merçi, Edith. Vous êtes très aimable!

      Eliminar
  2. definitivamente me deje arrebatar por este espacio....todavia hay sentimientos que se dejan abrazar por los bloggueros....asi se dice?....felicitaciones

    ResponderEliminar