jueves, 5 de diciembre de 2013

De su ventana a la mía

Carl Vilhelm Holsoe: Mujer en la ventana soleada
Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos. (...) Basta con eso para que se produzca a veces el prodigio: la mujer que leía una carta o que estaba guisando o hablando con una amiga mira de soslayo hacia los cristales, levanta una persiana o un visillo, y de sus ojos entumecidos empiezan a salir enloquecidos, rumbo al horizonte, pájaros en bandada que ningún ornitólogo podrá clasificar, cazar ningún arquero ni acariciar ningún enamorado y que levantan vuelo hacia el reino inconcreto del que sólo se sabe que está lejos, que no lo ha visto nadie y que acoge a todos los pájaros ateridos y audaces, brindándoles terreno para que hagan su nido en él unos instantes.
Carmen Martín Gaite.
Ernst Kolbe
William Ladd Taylor (1854-1926) Esperando su regreso
Richard Edward Miller (1875-1943): En la ventana
Vicente Romero Redondo
George Cochran Lambdin: Reflexión, 1887
Frank Bramley, R.A. (1857-1915)

11 comentarios:

  1. Preciosa entrada y muy bien elegidos los cuadros y el texto. Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Selegna. Muy amable.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Qué cuadros más bonitos! en todos ellos hay melancolía...
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te gusten.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¡Qué bonito!, ¡qué bonito!, ¡qué bonito!...
    ¡Qué bonito!

    Mil besos. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias!, ¡gracias!, ¡gracias! :)

      Eliminar
  4. Cualquier adjetivo me parece pequeño...
    ¡ Qué bien escogidas las pinturas y el texto de la autora de " Entre visillos " !
    Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Lo he leído despacio, lo he vuelto a leer y he terminado por copiar el texto, despacito y con esmero, en un cuaderno. Los cuadros son el complemto idóneo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien hecho. Este texto se lo merece.
      Gracias, María Cristina.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Tras leer el texto dos veces he terminado copiándolo, despacio y con esmero, en un cuaderno, para tenerlo más a mano. Espléndidos los cuadros.

    ResponderEliminar