miércoles, 15 de mayo de 2013

De Madriz al cielo

 A san Isidro

Túrbase el sol, su luz se eclipsa cuanta
medroso esparce hasta el segundo oriente.
El viento con suspiros se levanta;
présaga España su desdicha siente:
y en tanta confusión, en pena tanta 
Filipo al fatal golpe está obediente:
¡Oh justo llanto, oh justo sentimiento!
Tema España, el sol llore, gima el viento.
 

Francisco de Goya y Lucientes: La ermita de san Isidro

Mas cese el sentimiento, cese el llanto,
y en vez, España, de funesto luto, 
fiestas publica, que te ensalce cuanto
te oprimió de los ojos el tributo;
pues ya Madrid piadosa a Isidro santo
vuelve a sus campos a coger el fruto
que sembró de piedad y desengaños 
al fin dichoso de quinientos años.

 
Francisco de Goya y Lucientes: La Pradera de san Isidro, 1788

Ya más gloriosa con humilde celo
vuelve, piadosa al Labrador divino,
a ver el prado, el río, fuente y suelo,
donde a la tierra y cielo abrió camino, 
porque de nuevo en ella olbligue al cielo,
en tanto que su Rey sujeto es dino
a su piedad, volviendo a su porfía
Sol a España, al sol luz, a la luz día.

 
Francisco de Goya y Lucientes: El parasol

Dichosa, insigne villa, y más dichosa 
cuanto por más piadosa te señalas,
vuele tu fama al viento licenciosa;
sirviendo a tu piedad de amor las alas,
vive, ¡oh! más que la muerte poderosa,
pues no sólo el arado al cetro igualas, 
pero aun exceden por divinas leyes
tus pobres labradores a tus reyes. 

Pedro Calderón de la Barca, 1600-1681.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada