sábado, 16 de febrero de 2013

Jaculatoria a la nieve


¡Qué milagrosa es la Naturaleza!

Pues, ¿no da luz la nieve? Inmaculada

y misteriosa, trémula y callada,

paréceme que mudamente reza

al caer… ¡Oh nevada!:

tu ingrávida y glacial eucaristía

hoy del pecado de vivir me absuelva

y haga que, como tú, mi alma se vuelva

fúlgida, blanca, silenciosa y fría.

Amado Nervo


6 comentarios:

  1. Siempre me ha impresionado la sensibilidad muy cercana al misticismo de Amado Nervo.
    ¡Qué milagrosa es la Naturaleza!

    Gracias Ars, por compartir esta belleza
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Clarissa. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Desearía tanto contemplar un paisaje nevado desde mi ventana...
    No conocía este poema,es precioso.
    Un Beso

    ResponderEliminar
  3. Un poema cálido sobre la fría nieve.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta este poema. Las imágenes son una delicia.

    Un beso, amiga. ¡Feliz domingo!

    ResponderEliminar
  5. Gracias por este poema de Amado Nervo, hacía tiempo que no leía nada de él y tiene una manera muy sentida de expresar los sentimientos.
    Saludos

    ResponderEliminar