jueves, 31 de mayo de 2012

Réverie. Mére


Madre

La herida de belleza fue tan mortal
que se hizo eterna en tus hijos.
Aquella que el necio no entendió
y que promete feliz el futuro.

Tu verde alpino es
el que le pide prestado
al cielo la esperanza.

(P. M-T V.)

Frank Dicksee (1853 – 1928)
La madre

8 comentarios:

  1. Perdona, pero como curioso: ¿"(P. M-T V.)"?

    ResponderEliminar
  2. Ésta sí es una entrada de "ensueño", la he escuchado y releído..., ayer, hoy... ¡Qué poema más bello!!!
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. muy bonito poema
    saludos blogueros;te sigo yo también

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, José Antonio.
      ¡Bienvenido!

      Eliminar