martes, 28 de febrero de 2012

En lugar seguro

Si atrapa por algo la lectura de esta deliciosa novela es porque trata de todo aquello que es verdaderamente importante para el ser humano.

El hilo conductor del libro es el relato de los recuerdos de Larry Morgan que abarcan algo más de tres décadas de amistad entre dos matrimonios, los Morgan y Los Lang. Se conocieron en la Universidad de Wisconsin, en la década de los 30, durante la gran depresión. Larry y Sally “aterrizan” en Madison cuando él consigue una plaza de becario en la universidad. Él es un concienzudo profesor de letras y excelente escritor que intenta abrirse camino en la universidad con mucho tesón y trabajo.

Universidad de Wisconsin
Acuarela de Peter Dooley
Es en una cena en casa de uno de sus compañeros donde conocen a Charity y Sid Lang. Lang es un acaudalado y joven profesor, amante de la literatura que no necesita de su trabajo para vivir, pero que también pretende una plaza fija en la universidad.
Es allí donde comenzará una amistad que se prolongará a lo largo de sus vidas.

Wallace Stegner, con una prosa sencilla y depurada, reflexiona a través de las peripecias de estos dos matrimonios a lo largo del tiempo sobre la amistad, la familia, el trabajo, el dolor, la alegría; el sacrificio que por amor hace superar las diferencias conyugales, la fidelidad…

Catamaranes en el lago Monona
Acuarela de Peter Dooley
Personalmente, me ha resultado encantadora la descripción de los dos lugares donde fundamentalmente se desarrolla la acción: Madison, con su universidad y el lago Monona como telón de fondo; y el lugar de veraneo en Vermont (Nueva Inglaterra). Y como no, la pasión por el arte y la literatura de los protagonistas.

Sin duda, es un libro para disfrutar con su lectura.

Sobre el autor, se puede conocer más sobre él aquí: http://wallacestegner.org/

© P. Vidal. (Texto)

domingo, 26 de febrero de 2012

Edith Head

Grace Kelly y Cary Grant
en Atrapa a un ladrón
Si hablamos de elegancia y glamour en el cine, la mente se dirige irremisiblemente hacia las actrices de la época dorada de Hollywood. ¿Qué chica no se ha soñado alguna vez contemplando el escaparate de Tiffany’s café y galleta en mano; pero sobre todo, con un espectacular collar de perlas y un exclusivo diseño de Givenchy?

Canta Sabina que las niñas ya no quieren ser princesas, pero… ¿a qué niña no le gustaría exhibirse con alguno de los maravillosos vestidos que lució Grace Kelly en sus películas o en la vida real? 

Asistimos tanto en moda como en cine a una tendencia “vintage” que no deja de ser sino una reivindicación de la feminidad. Y es que, -no nos engañemos- lejos de trasnochadas teorías feministas, lo que atrae es lo auténtico. ¿Y qué hay más auténtico en la mujer que la feminidad?

La etiqueta “vintage” prolifera tanto para definir modelos de alta costura, como moda “low cost”. Los últimos estrenos cinematográficos nos remiten al esplendor de Hollywood. Pienso a hora en la recién estrenada en España Mi semana con Marilyn o The artist, que seguramente, cuando este artículo vea la luz contarán con algún Óscar en su haber. O, un poco más alejadas en el tiempo, Un education o Un hombre soltero (2009).

Edith Head con Audrey Hepburn
Pero, ¿quién estaba detrás del vestuario de esas películas de ensueño protagonizadas por Audrey Hepburn, Grace Kelly, Tippi Hedren o Kim Novak? Fue Edith Head quien introdujo el New Look Balenciaga-Dior en la meca del cine. Licenciada en Berkeley, profesora de francés en elitistas colegios norteamericanos, aterrizó por casualidad en la Paramount. Fue en 1923 cuando presentó unos bocetos que fueron aceptados por el jefe de departamento de arte de dichos estudios, Howard Greer. Es así como comenzaría su contrato con la Paramount, que se prolongaría hasta 1967, para pasar después a trabajar en los estudios Universal.


Su carrera profesional se desarrolló a lo largo de medio siglo, pero fue en las décadas de los 40 y 50 cuando sus trabajos alcanzaron el máximo esplendor. Diseñó el vestuario de más de un centenar de películas. Nominada en 35 ocasiones a los Óscars y ganadora de ocho por La heredera (1950), Sansón y Dalila (1951), Eva al desnudo (1951), Un lugar en el sol (1952), Vaciones en Roma (1954), Sabrina (1955), Los hechos de la vida (1961) y El golpe (1974).

Su colaboración con otro genio, Alfred Hitchcock, fue de lo más fructífera. Pensemos en Marni la ladrona, Los pájaros o Atrapa un Ladrón. Indudablemente, estas obra maestras de la historia del cine quedan impresas en nuestra memoria también por los magníficos diseños lucidos por sus protagonistas.

Edith Head con Alfred Hitchcock

Espiral de vértigo
Pero si hay una película emblemática de estas dos grandes figuras, esta es Vértigo (1958). Aunque no obtuvo el Óscar en esta ocasión, Head si que estuvo nominada. Aún así, Vértigo es considerada por los críticos como una de las 100 películas imprescindibles de la historia del cine. Si fundamental para el éxito de este filme fue la pericia del mago de la cámara, no menos importante es el papel que juega el vestuario de Kim Novak. Incluso su peinado recuerda la espiral del vértigo.

Kim Novak en Vértigo

Traspasando el umbral de los estudios cinematográficos Edith Head siguió relacionada con actrices emblemáticas como Grace Kelly, Audrey HepburnElisabeth Taylor o Natalie Wood a las que vistió en innumerables ocasiones.

Boceto del diseño que Elisabeth Taylor
lución en Un lugar bajo el sol

Head supo convertir con sus diseños a las actrices en las mujeres más deseadas. Iconos de elegancia y glamour. Sin duda, su gran mérito es que avanzado el siglo XXI, diseñadores, estilistas y caza tendencias sigan inspirándose en su obra.

jueves, 2 de febrero de 2012

Subyugante Bernini


Escultor, arquitecto y diseñador napolitano, artista célebre creador de la escultura estilo Barroco en el siglo XVII. Hijo de un escultor florentino, Bernini (1598-1680) consiguió acceso privilegiado al mundo de las artes y tuvo como patrocinadores a los papas Pablo V, Urbano VIII.

Emigró a Roma junto a su padre. Estudios iniciales de la escultura grecorromana ya existente en el Vaticano y las obras de Miguel Angel fueron su fuente de inspiración. Los trabajos que realizó durante su vida son cuantiosos. Entre ellos se incluyen fuentes públicas, decoración de iglesias y obras arquitectónicas.


Bernini fue famoso en vida y todas las cortes europeas deseaban sus servicios. Entre ellos estuvo el rey de Francia Luis XVI que lo llevó a trabajar a París cuando el artista ya contaba con 69 años de edad.

La técnica de Bernini, cuando trabaja en marmol, es de un realismo exhuberante, sobre todo cuando se trata de expresiones del rostro. Y en lo relativo a la textura de la piel y las sombras fue un innovador en su época, apartándose de la manera de Miguel Angel e influenciando para siempre lo que conocemos como estilo clásico de escultura.